Semillas del maíz sostenidas por manos indígenas y trabajadoras dan inicio a esta sexta edición de la revista Unidad Álvaro Ulcué. Semillas que quieren abrir diálogos y reflexiones en torno a las realidades que vivimos los pueblos integrados en el Consejo Regional Indígena del Cauca – CRIC, quienes conmemoramos 50 años de proceso organizativo y de lucha por el derecho a la autonomía y la libre determinación, derechos que siguen siendo vulnerados. La continuación de esta lucha parte de la unidad, principio que se fortalece cada vez que nos integramos y resistimos frente a tantas situaciones adversas en este gran territorio denominado Cauca. No obstante, reconocemos que la unidad parte de una gran diversidad de características, esas que nos hacen pueblos únicos y que nos convocan a generar espacios de diálogo para conocernos y entendernos desde cada una de nuestras particularidades.

Este año ha estado cargado de grandes sucesos a nivel nacional. Muchos de ellos han incidido en nuestras realidades. Por ello, los trabajos de esta edición se abordan a partir de ejercicios investigativos realizados por las y los autores, quienes queriendo ver hacia adentro y partiendo de sus cotidianidades reflejan sucesos que serán la historia del movimiento indígena en nuestra región. Por lo anterior, queremos invitarles todas las personas que se disponen a conocer estos contenidos a leerlos, verlos y entenderlos desde cada lugar de enunciación. También queremos que se planteen preguntas hacia los y las autoras, hacia nuestro proceso organizativo y hacia los 50 años que están por venir y en los que, seguramente, seguiremos hablando de temas como el arte que crece y vive en los pueblos indígenas, las diversas orientaciones sexuales e identidades de género presentes en nuestros pueblos, el ambiente y las estrategias para cuidarlo, la protección hacia el ejercicio comunicativo propio realizado por compañeros y compañeras en los territorios, el proceso juvenil indígena, la participación activa de las mujeres en la organización, las historias sobre la recuperación de tierras que nuestros mayores y mayoras lideraron y el legado de la tulpa donde se comparte  el conocimiento de generación en generación. 

La mayoría de los artículos fueron realizados por comunicadores y comunicadoras de ocho pueblos indígenas del Cauca, y algunos por invitadas quienes posibilitan seguir tejiendo unidad con otros sectores sociales. Cada autor y autora realizó su trabajo de campo, su ejercicio de escritura y también de producción de contenidos multimedia para presentar ante ustedes esta edición, tanto en formato impreso como digital.

Esperamos seguir contando en las próximas ediciones con comuneros y comuneras activos que se animen a reflexionar y escribir sobre sus realidades, porque la verdadera historia la construimos a varias voces, todas en igualdad de importancia y sin anteponerse una sobre la otra.

¡Sin lugar a dudas, desde la diferencia seguiremos construyendo nuestra unidad!